Chimeneas y salidas de humos en comunidades

[Total:1    Promedio:5/5]

Chimeneas y salidas de humos en comunidades es un tema candente. En ocasiones, es necesario instalar una salida de humos en la comunidad. Las principales razones son la adaptación de la caldera o la adecuación de un local para, por ejemplo, su uso en hostelería. Sin embargo, abrir el boquete y listo es jugar con fuego. Antes de ponerte a picar, te recomendamos que leas a qué te puedes enfrentar.

Antes de nada ya te advertimos, la legislación es difusa, por lo que los tribunales se decantan a un lado u otro en función de cada caso. Por eso, vamos a analizar someramente las posibilidades que te puedes encontrar dentro de la normativa. Más tarde, te daremos unas pistas para evitarte problemas en la Junta.

¿Cuál es el problema de las salidas de humos en comunidades?

¿Por qué decimos que no se puede picar y punto? Querido vecino, aunque pienses que tu casa es tuya y punto, debemos informarte una vez más de que la máquina de lo que es de todos sigue rodando. En este sentido, prácticamente cualquier tipo de salida de humos que efectúes afectará a las zonas comunes. ¿Qué tal te llevas con tus vecinos?

¿Cómo instalar una salida de humos?

Vamos a remitirnos a los de siempre: ¿qué dicen los estatutos? Cada vez más, los estatutos prestan atención a estas pequeñas cosas. Si bien en la Junta de constitución parecen tonterías, el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Si las salidas de humos vienen reflejadas en los estatutos

Blanco y en botella. Eso sí, seamos claros: estamos segurísimos de que también se detallará las condiciones de instalación. Si se siguen al pie de la letra, sólo habrá que comunicar el inicio de los trabajos a presidente y administrador.

Si los estatutos no dicen nada

Aquí es donde encontramos los puntos calientes y la explosión de variables.

Como hemos dicho, cualquier salida de humos afectará a las zonas comunes, posiblemente a la configuración del edificio y en menos ocasiones a su estructura. Esto es una enumeración ascendente.

Casi sin alteración

Lo primero es empezar con la mejor noticia. Hemos dicho que los tribunales interpretan la ley según cada caso. Pues bien, una interpretación muy extendida es la del perjuicio mínimo. Se contempla como abuso de derecho la negativa arbitraria e injustificada cuando la alteración sea ínfima. Eso sí, se han dado casos en los que los tribunales han echado para atrás la obra por no haber entregado a la comunidad una selección de alternativas.

Cuando se produce alteración asumible

De toda la vida, cuando se ha producido una alteración de la configuración del edificio se ha requerido la unanimidad en Junta. Sin embargo, esto derivaba en la parálisis de la comunidad cuando había desentendidos entre vecinos. Por ello, a partir del 2013, la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) en su artículo 10.3 sí admite la aprobación por mayoría de 3/5 para la alteración de la estructura del edificio o la modificación de las zonas comunes. Sin embargo, ojito con este punto. Si quieres tirar sobre seguro, consigue la unanimidad.

Cuando sí hay alteración sustancial

Los límites a las obras en un inmueble vienen anotados en el artículo 7.1 de la LPH. En concreto, se citan los trabajos que menoscaben o alteren la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores. Al venir específicamente prohibidos, es de entender que una modificación sustancial requiere de la unanimidad de la Junta. Por ejemplo, si para la salida de humos hay que perforar el forjado, asegúrate la unanimidad.

Del mismo modo, si vas a tirar un tubo de varios metros, se entiende una alteración del estado exterior y, lo que es peor, una servidumbre unilateral. Si no quieres problemas, ten la unanimidad.

Salidas de humos y molestias a los vecinos

¿Has leído todo lo que hemos dicho? Pues olvídate de todo. Si la salida de humos una vez a todo gas provoca a un perjuicio a otro vecino por olores, por ruidos, porque le manche la ropa, etc. te la pueden hacer quitar. Sería por la vía de la acción de cesación del 7.2 de la LPH

Salidas de humos y normativa

Cada uno barre para su casa. Al instalar una salida de humos, no sólo deberás contar con el visto bueno de la comunidad. Que tú decidas que una solución es fácil, barata y gustará a tus vecinos no implica que cumpla la normativa en construcción. En estos casos, podrías tener problemas con el Ayuntamiento. Para efectuar los trabajos, deberás solicitar la licencia de obras.

En el caso contrario, que tengas la licencia municipal no te exime de obtener además el permiso de la comunidad.

Como ves, el tema de chimeneas y salidas de humos en comunidades es candente. Nuestra recomendación es que presentes en Junta varias alternativas o soluciones a tus pretensiones para facilitar el acuerdo. En caso de que la comunidad te lo niegue y realmente lo necesites, la ley te ampara en casi todos los casos. Eso sí, tendrás que acudir al Juzgado para que sea el juez quien decida. ¡Suerte!

ahorrar en la comunidad de vecinos

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies
Gestiones de seguros de comunidades