Acoso vecinal: ¿cuándo es delito?

[Total:6    Promedio:3.5/5]

El acoso vecinal existe. Existe y tiene el nombre de blocking. Es una lástima, pero es así. Se disfraza de múltiples formas, pero está presente en muchas comunidades de propietarios. El acosador tiende a ser una persona frustrada en su día a día que desata sus iras contra otros vecinos, el presidente o el administrador. Esas iras a veces derivan en obsesión y muchos tienen el sambenito de soportarla. En temas de comunidad, las obsesiones suelen ir dirigidas a quienes no piensan como ellos o a quienes actúan de una contraria a sus intereses. Vamos, lo que viene siendo intentar doblegar una voluntad a través del desgaste emocional.

Algunos incautos creen que la maldad no existe, que lo que pasa es que hay veces que las actitudes de unos hacen sin querer daño a otros. Ilusos. El paso del tiempo demuestra que sí hay gente mala.

Un problema adicional es que muchas veces es difícil demostrar el derribo que está sufriendo el afectado. Por ello, vamos a perfilar cuándo hablamos de acoso, qué hacer en caso de acoso y qué hacer cuando lo que el supuesto acosador pretende es simplemente cursar una reclamación. Porque el problema no es quejarse, sino las formas, que no hay que perderlas.

¿Cuándo hablamos de acoso vecinal? Análisis legal

El artículo 172 ter del Código Penal tipifica las actividades de acoso:

“1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado,…”

Este punto quiere decir que no vale con que en una semana se inunde el Whatsapp de mensajes. Eso sería más bien como un momento intenso de frustración que paga otra persona. El acoso debe darse a lo largo del tiempo, se estima que al menos durante dos meses. Asimismo, sí sería posible contemplarlo en este artículo si, aunque todavía no se haya prolongado en el tiempo, sí se percibe una voluntad de perdurar.

“… alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:”

Primero vamos a hablar de este segundo punto y a continuación procedemos con las conductas.

En ocasiones, los vecinos que sufren el acoso de otros vecinos cambian hábitos de vida: buscan otros horarios para salir de su casa, aparcan fuera de sus plazas de garaje, dejan de usar los elementos comunes e incluso deciden abandonar temporalmente su vivienda.

En el caso de los administradores, en cambio, la alteración de la vida cotidiana es más difícil de demostrar. A veces, se altera su vida privada al desarrollar trastornos psicológicos por la tensión que sufren durante el trabajo, pero eso es más complicado de demostrar. Hablaríamos más bien de que la cotidianidad del administrador es su vida laboral. Se vería alterada cuando tuviera que atender tal ingesta de llamadas, mails o reuniones que le fuera complicado seguir un ritmo normal de trabajo, llegando incluso a recurrir a horas extras para avanzar otros temas.

¿Qué conductas son tipificadas como acoso?

Reiteramos el primer punto, cuando hablamos de que estas conductas deben darse de forma insistente y reiterada.

  • Vigilar, perseguir o buscar la cercanía física. Hay casos en los que incluso el acosador persigue al vecino desde que sale de la puerta de su casa hasta que abandona las instalaciones de la comunidad. Sí. Eso pasa.
  • Establecer o intentar establecer contacto a través de cualquier medio de comunicación (o sea, el whatsapp, también) directamente o por medio de terceras personas.
  • Usar indebidamente los datos personales para adquirir productos o mercancías, contratar servicios o para que terceras personas establezcan contacto.
  • Atentar contra la libertad, contra su patrimonio (rallar el coche, pinchar ruedas, fastidiar cerraduras…) o contra el de personas próximas al que sufre el acoso.

Hay pues que diferenciar las conductas de acoso de otras como las agresiones, las coacciones y las amenazas. De hecho, el delito de acoso se introdujo precisamente porque en muchas ocasiones se daba una situación insostenible pero al no demostrarse agresiones, coacciones o amenazas la victima quedaba desamparada ante los actos de hostigamiento.

¿Quién puede denunciar el acoso?

El acoso debe ser denunciado por la persona que lo sufre o por su representante legal. No puede ser denunciado por el vecino que lo ve. Las personas que lo presencian deberían, aunque a veces cueste, implicarse un poco. Por una parte, la víctima necesita de un apoyo emocional que muchas veces no se da por el que mira hacia otro lado, vaya a ser que el próximo sea él. Por otra, esas mismas personas deberían animar a la víctima a denunciar y, posteriormente, testificar contra el acosador en un juicio.

¿Contra quién suele ir dirigido el acoso en comunidades de propietarios?

Como hemos apuntado antes, el acoso vecinal tiene muchas vertientes… Vamos a poner una situación de ejemplo de las que nos encantan para ver las caras de un acoso.

Pongamos que en una comunidad se forma un aquelarre para cambiar de empresa de limpieza. Hablamos de aquelarre porque existe la posibilidad de que haya intereses ocultos. Suponemos la existencia de esos intereses por la intensidad del acoso. Todo un supuesto ficticio, por supuesto.

Acoso contra el presidente

El presidente es el representante de la comunidad. Él aprueba las actuaciones urgentes y convoca las juntas. El equipo aquelarre en conjunto o a través del brujo supremo decide comunicarle al presidente la necesidad del cambio de empresa de limpieza. El presidente, con sus valoraciones, decide esperar a Junta Ordinaria para plantear el tema, ya que no se aprecian visos de negligencia o mala praxis por parte de la empresa de limpieza.

Te contamos cómo cambiar de empresa de limpieza

En ese momento se desata su tragedia. Comienza a recibir fotos de rincones sucios de la comunidad e insistentes llamadas de teléfono, visitas al domicilio, etc. Todo con el único objetivo de que convoque una extraordinaria, puesto que el aquelarre no tiene mayoría para convocar. Este presidente, por su parte, se verá obligado a trasladar las quejas al administrador.

Acoso contra los vecinos

Finalmente, llega la Junta. Una mayoría de propietarios vota en contra del cambio de empresa de limpieza por estar satisfechos con la labor de la empresa. Aunque nunca se descarta que haya también un choque de egos. ¡Pero, ay, amigo! Entre los que votan en contra se identifica una persona vulnerable. Una de esas que por su personalidad parece llevar un cartel de neón que diga abusadores por aquí. El acosador podrá hacer insistentes llamadas de teléfono, perseguirla por la comunidad, visitar su domicilio o incluso atentar contra sus bienes personales. Todo, por no querer cambiar la empresa.

Y hablamos de una persona vulnerable, pero no tiene por qué darse sólo contra una. A veces incluso se intenta doblegar la voluntad de una mayoría por medio de estas prácticas. Al final, por desgaste, el resto de propietarios dicen “¡Venga, anda! Haz lo que quieras, pero déjame tranquilo…” Este es el fin último del acosador vecinal.

Acoso contra el administrador

Por su parte, durante todo este proceso, el administrador también ha estado entre medias. Ha recibido insistentes y largas llamadas del brujo supremo exponiendo sus quejas y dándole órdenes de cómo proceder. Ha recibido las peticiones que haya podido realizar el presidente desgastado: reenviar los TC de los trabajadores de la empresa de limpieza, revisar cada día los extractos bancarios, hacer una auditoría de todos los pagos realizados a la empresa de limpieza y los posibles extras de mantenimiento… Una y otra vez…

Si encima no cede, comienza a recibir amenazas de denuncia por mala gestión y acusaciones infundadas de todo tipo. Que puede que se queden ahí, pero que hacen mella en la labor de cualquiera cuando se prolongan en el tiempo.

En la Junta, además, el administrador puede ser víctima de menosprecios e injurias. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid se le acusa de que allá por 1936 tardó en tramitar un aviso de la comunidad o de que presenta las cuentas sin presentar facturas que justifiquen los gastos. Da igual si están encima de la mesa, porque hablamos de la gota china y la verdad es secundaria. Y todo simplemente por no doblegarse.

¿Qué hacer en caso de acoso vecinal?

Cuando se detecte o se sospeche que una conducta pueda ser acoso, hay que documentar. La ley es protectora, y debe serlo. El cargo de prueba en este caso es de la víctima. Es decir, quien denuncia tiene que demostrar que hay acoso. Por ello, debe contar con testigos, guardar los emails, el registro de llamadas, etc.

La acumulación de denuncias importa. Nunca pienses que la Policía está para cosas más importantes. Está para proteger al ciudadano y el acosado es una víctima. Llama a la policía municipal tantas veces lo necesites si sientes temor por salir de tu casa. Con ello, se irá confeccionando un expediente que te podrá ser útil en el futuro.

Cuando la víctima sea capaz de demostrar que la conducta de acoso es insistente y reiterada en el tiempo, entonces, puede denunciarlo. En realidad podría denunciarlo antes de tener toda la documentación, pero lo más probable es que caiga en saco roto.

Las quejas no tienen por qué ser acoso

Es importante diferenciar las quejas del acoso. Un vecino descontento no tiene por qué ser un vecino acosador. En los casos en los que se vaya un poco de las manos, habría que aclararle que su conducta puede incurrir en delito si perdura en el tiempo. Hay que intentar tranquilizar, transmitir un “oye, te tengo en cuenta, pero ten paciencia que esto se va a arreglar”.

Por su parte, el administrador que se vea sobrepasado puede crear vías exclusivas de quejas de comunidades. Existen nuevas aplicaciones destinadas exclusivamente a la gestión de avisos de propietarios, por ejemplo. También sería posible crear un formulario a entregar a los propietarios descontentos en el que puedan exponer sus quejas de forma ordenada y controlada. Estos mecanismos, contribuyen a una gestión eficaz de las carencias detectadas por los propietarios.

Contado, igual parece cosa de risa. Pues no lo es. Si detectas acoso vecinal, ya te hemos dado las claves para asesorar a la víctima. Puede ser que seas tú el que acosa, pero no te habías parado a pensar en el desgaste emocional que estás causando. Respira y busca vías pacíficas para canalizar tu frustración. Si sufres acoso vecinal y no lo sabías, la Ley te ampara. Busca asesoramiento y empieza a documentarlo todo.

ahorrar en la comunidad de vecinos

 

Showing 6 comments
  • Jose Manuel Moya Cabezas

    MIS VECINOS DE AL LADO, SON UNA PAREJA QUE JAMAS HAN HECHO EL MENOR RUIDO EN VEINTE AÑOS; SON GENTE MUY AMABLE Y EDUCADA, NI ELLOS HAN TENIDO QUEJAS DE MI, NI YO DE ELLOS…PERO DE UN TIEMPO A ESTA PARTE, HAY UN VECINO QUE INEXPLICABLEMENTE LES DA GOLPES A LAS TRES DE LA MADRUGADA PARA DESPERTARLES DE ABAJO HACIA ARRIBA PUES ES EL RESIDENTE DEL 2º PISO, LES DA GOLPES EN LA PUERTA Y SALE CORRIENDO, Y GRITA INSULTOS TANTO EN SU CASA COMO EN EL EXTERIOR, SI SE LOS ENCUENTRA….ESTE VECINO HA LLAMADO TRES VECES A LA POLICÍA Y ESTA NO LE HA HECHO MUCHO CASO QUE DIGAMOS. UN DIA YO TUVE QUE SALIR A LA ESCALERA PORQUE OÍ VOCES, Y ESTE SEÑOR ESTABA DISCUTIENDO CON ESTA PAREJA SOBRE COSAS SUBRREALISTAS………..ME DIÓ LA IMPRESIÓN DE QUE NECESITABA UN MÉDICO O MAS BIEN UN PSIQUIATRICO……A PARTIR DE ESE DIA ME FIJE MAS EN SUS REACCIONES Y ME DI CUENTA DE QUE SU COMPORTAMIENTO NO ERA NORMAL, SU CARA DESENCAJADA CUANDO ME LO ENCONTRABA EN EL PORTAL, O ASCENSOR, ERA LA CARA DE UN ESQUIZOFRENICO, FRENOPÁTICO O COMO DIAGNOSTIQUEN LAS AUTORIDADES MEDICAS OPORTUNAS….LO CIERTO ES QUE MIS VECINOS NO SABEN COMO GESTIONAR ESTO…GOLPES A LAS TRES DE LA MADRUGADA, CUANDO LA MADRE DE ELLA ES VECINA DEL “LOCO”, UNA SEÑORA DE 85 AÑOS QUE SUFRE ESOS GOLPES TAMBIÉN, Y YO COMO VECINO SUYO….QUIERO AYUDARLES….SOY JOSE MANUEL MOYA CABEZAS Y MI TFNO. ES 658519739

    • micomuniweb

      Buenos días,

      De momento, lo que tendrías que empezar a recopilar información sobre las actividades molestas. Hacen falta grabaciones. Intentad recopilar toda la información posible.

      Un saludo,

  • Carmen

    Yo tengo acoso doble en mi comunidad, en Barcelona. Se niegan a arreglar los destrozos graves ocasionados en las zonas comunes por una obra ilegal y peligrosa que permitieron hace ya 6 años a una vecina, hay informes de bomberos, urbana, etc. lo que ha creado un expediente de incoacion del Ayuntamiento que me obliga a mí a repararlas por ser peligroso, siendo de un coste que no me puedo permitir,y la comunidad tb han optado por el acoso de insultos, notas diciendo que estoy enferma y loca por pedir las reparaciones, llenan mi buzón de basura, me amenazan, etc..
    Estoy ya realmente desesperada.

    • micomuniweb

      Buenos días, Carmen:

      Deberías hablar con un abogado. La cuestión es lo suficientemente compleja como para que podamos ayudarte a través de una página web.

      Un saludo y ánimo!

  • Ana

    Hola! Llevo 5 años viviendo en mi actual casa, cuando llegamos hicimos obra avisando previamente a los vecinos y hasta hace un año aproximadamente no he tenido problema, justo hasta que mis vecinos de abajo se han mudado y han llegado unos nuevos. En cuestión de 3 o 4 meses, ha subido mi vecina 2 veces, la policía otras 2, y ahora también la presidenta de la comunidad porque según ella hacemos mucho ruido. Tengo un hijo de 7 años que juega como cualquier niño, al que le he puesto alfombra, al que no paro de decirle que no salte, no corra, no juegue, y en definitiva, un niño que no puede hacer nada en su casa que no sea dormir. Según ella, yo taconeo en casa, no se de donde se saca eso, no uso tacones. Dice que los ruidos son insoportables y no entiendo el porqué, ya que somos una familia tranquila, que no hacemos fiestas, ni ponemos música, ni hacemos nada que no sea vivir tranquilos en su propia casa. Ya no se que hacer, no puedo condicionar más mi forma de vida, además insiste en que nos va a denunciar por ruido, que ya digo, no es un ruido que no sea el cotidiano (ojo, no taladro ni doy martillazos a deshoras, ni a horas normales, no uso tacones, nos descalzamos al entrar en casa, no paso la aspiradora a las 12 de la noche ni nada que este fuera de lo normal…)
    Me estoy planteando denunciarla por acoso vecinal, porque al final vivimos sometidos a su voluntad, en un estado de estrés y angustia brutal. Los demás vecinos con los que he hablado del tema, coinciden en que no somos unos vecinos ruidosos. ¿Creeis que esta situación puede ser acoso vecinal? ¿O contra los derechos del niño? Que desesperación…

    • micomuniweb

      Buenos días, Ana: (ACTUALIZACIÓN)

      El tema es complicado por la parte que te toca. Sin embargo, si con los otros vecinos no tenías problemas y todo ha surgido con los nuevos, es más que probable que el problema sea de ellos y no tuyo.

      Tú no tienes nada que demostrar. Son ellos los que llegado el caso tendrían que encargar mediciones, etc; porque a ellos les corresponde demostrar que los problemas existen. Asimismo, tienen que demostrar que son excepcionales y evitables. Si los ruidos son cotidianos, el problema será de la sensibilidad de tus vecinos o del tabicado. En ninguno de los dos casos la responsabilidad es tuya.

      Tal y como nos indicas, si efectivamente no se genera ruido desorbitado en tu vivienda, deberías comunicárselo a la Comunidad en una Junta o por carta al presidente. La Comunidad debe hacerle saber al vecino que se queja que se han comprobado los actos indicados y que no generas molestias fuera de lo cotidiano. Se debería instar al vecino “agraviado” por el ruido a que presente un informe pericial si lo considera oportuno, pero que en todo caso cese con el acoso.

      En caso de que persistiera con su actitud podrías ponerlo en manos de uno de nuestros profesionales para que te pudieran asesorar sobre si verdaderamente hay fundamento para una demanda por acoso vecinal, ya que es un tema muy particular.

      Un saludo,

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies
Sporttia instalaciones deportivas comunitariasprohibir alquiler turistico en comunidades de propietarios