Pintar la mona: cuándo reparar la fachada de un edificio

Trabajos y obras

Viento, lluvia, tormentas de arena… La fachada de la comunidad de vecinos aguanta estoica todas las condiciones intempestivas para asegurar el bienestar de sus inquilinos. Sin embargo, tanto esfuerzo, sudor, llanto y crujir de dientes puede pasar factura. Y cuando va sumando heridas de guerra llega el momento de plantearse reparar la fachada de un edificio.

Por regla general, los vecinos lo que quieren es que su fachada esté bonita y para eso proceden periódicamente a limpiezas, repintados o reparaciones de conductos. Eso cuando se ponen de acuerdo sobre el importe de las derramas.

A veces te encuentras con una pequeña grieta, y tiene un pase. O se ha caído alguno de los azulejos que adornaban el edificio, bueno… O las humedades en las paredes abandonan su feudo en los trasteros y deciden salir a pasear… Una u otra pueden pasarse por alto, pero muchas imperfecciones juntas o, por ejemplo, una grieta con vistas al inframundo… Ahí ya estamos hablando de que la estructura del edificio puede estar en riesgo; y eso ya no está tan bien.

Podemos llegar al punto también de que al del bajo le caiga algo más que ropa, algo como el balcón del vecino del quinto. Ahí podemos tener un problema y comprometemos la seguridad de los vecinos.

En estos casos de edificios agonizantes los vecinos deben ponerse de acuerdo sí o sí para llevar a cabo las reparaciones pertinentes. En caso contrario, corres el riesgo de sufrir una lluvia de azulejos mientras cantes en la ducha. Y es responsabilidad de todos los propietarios, así que, que el vecino moroso no se escaquee.

¿Qué pasos seguir para reparar la fachada de un edificio?

Vamos a ser coherentes con nuestras posibilidades. La reparación de la fachada no consiste en que decidas jugar a ser albañiles. El tema es más complejo…

Lo primero que necesita la comunidad de vecinos es un informe elaborado por un arquitecto técnico en el que indique el estado real de la estructura del edificio y las reparaciones necesarias para su adecuación.

Luego, pedid varios presupuestos. Ya sabes, “busque, compare…” La comunidad debe quedarse con el presupuesto que satisfaga sus necesidades sin dejarse la mitad de los órganos en su ejecución.

¡Y listo! Para reparar la fachada sólo hemos necesitado saldo y voluntad.

¿Quién paga los gastos de reparación de la fachada?

La hora del pago siempre es punto de conflicto en las comunidades de vecinos. En el caso de la reparación de la fachada además el artículo 10 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) indica que todos los propietarios de viviendas o locales están obligados al pago de las obras de reparación en función de su cuota de participación.

Además, advierte de que no es necesario el acuerdo previo de la Junta de propietarios, porque estas reparaciones responden a la necesidad de garantizar la seguridad del inmueble. En cambio, sí que deberán ponerse de acuerdo en Junta en lo que concierne a la repartición de los costes y los términos de los pagos.

¿Qué pasa si no reparáis la fachada?

Salvo poneros en riesgo los vecinos y de propina a los viandantes, nada. A menos que llegue el turno de pasar la Inspección Técnica de Edificaciones (ITE). La ITE es la ITV de los edificios y viene regulada por cada una de las ordenanzas municipales. ¿Qué quiere decir eso? Que al igual que pasa con la regulación de los ruidos máximos permitidos, en función de tu municipio tu edificio deberá cumplir con unas normas de seguridad más o menos estrictas.

Que llegue la ITE tiene sus partes buenas y malas. La mejor es que el Ayuntamiento cuenta con subvenciones, en función de la renta de los vecinos, para ayudarles al pago de la reparación.

La mala es que si la ITE dice que el edificio es una ruina y los vecinos deciden no hacer nada, el Consistorio puede ejecutar la obra y pasarles el cargo a los vecinos, sin excusas. Y es que los vecinos son los responsables de tener la casa en su sitio.

Al tema de las reparaciones de las fachadas de las comunidades, como a tantos otros, no hay que otorgarle más importancia que la que merece. Normalmente, las actuaciones se resumen a un lavado de cara cada 10 ó 15 años (pintar la fachada, cambiar un azulejo ahí, otro allá).

Las reparaciones estructurales son mucho menos frecuentes y se dan en los edificios más antiguos, salvo que la obra responda a una promotora chapucera de los tiempos de la burbuja. En todo caso, si hay que hacerla, no os quedéis a la mitad e instalad ya de paso un buen aislamiento térmico si es necesario. Ya que os ensuciáis las manos, que caiga todo de golpe.

Como siempre te recordamos, en Micomuniweb colaboramos con todos los profesionales que necesita una comunidad de vecinos. Así que si tu fachada es una ruina, no dudes en consultar con nuestros profesionales qué pasos seguir para dejarla como nueva.

 ahorrar en la comunidad de vecinos

4

  1. Hola, me encanta vuestra web y vuestra manera de comunicar. Lo de las heridas de guerra de la fachada del edificio. Es muy cierto que la falta de mantenimiento lleva muchas veces a que sea inevitable la reparación total de la fachada, pero como bien decis, generalmente consiste en un lavado de cara cada 10 años.
    Un saludo y felicitaciones por el blog.

  2. Hola, el edificio en el que vivo está compuesto por dos patios y los garajes, tenemos cuatro comunidades, una por cada patio, otra para los garajes y una cuarta que está compuesta por los presidentes de las otras.
    Si tenemos que realizar reparaciones en una parte de la fachada por filtraciones ¿A quién le corresponde el pago?

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de

Trabajos y obras

Quiero ser el primero en enterarme de todas las novedades