Reclamar al seguro de una comunidad de propietarios

Seguros y Siniestros

Cuando se desata la catástrofe en una comunidad de propietarios, fastidia. Sin embargo, dentro de toda esa impotencia más o menos estás tranquilo, porque sabes que el seguro responde. Pero, ¿qué pasa cuando hay problemas con el seguro? Te explicamos cuáles son los problemas habituales y, sobre todo, cómo reclamar al seguro de la comunidad.

Problemas más habituales con el seguro de la comunidad

Los años caen como piedras y nos regalan millones de experiencias. Por eso, a lo largo del tiempo son muchos los problemas que pueden surgir con el seguro de una comunidad. Como la casuística es inabarcable, vamos a exponer cuáles son los más habituales.

Una reparación que se demora

Este punto tiene poca gracia cuando se trata de humedad y ninguna cuando estalla una tubería y la comunidad está sin agua. Hay muchas razones por las que se puede demorar una reparación.

Atención urgente:

La mayoría de los seguros disponen de un servicio de urgencia para reparaciones peliagudas. Por ejemplo, una rotura de tubería. Aunque cada póliza o compañía dispone de su propia política, lo normal es que el reparador contacte en plazo de 2-3h y que la reparación quede resuelta en 24h.

Cuando una de las dos cosas no sucede. Hay un grave problema, porque hablamos de reparaciones urgentes. En esos casos, comienza la batalla a contrarreloj de directorios de empresas buscando a profesionales que lo hagan, con la intención de pasarle más tarde la factura al seguro.

Atención no urgente

Surge una avería no cubierta por el seguro. El seguro debe reparar los daños estéticos tras la reparación del origen. Se le pasa la factura… silencio… hoy no puede el pintor… el propietario no está… es que sólo han reparado la mitad… estepicursor. Pasan los días de lunes a viernes como las golondrinas del poema de Bécquer… En estos casos, después de millones de llamadas, la reparación se termina llevando a cabo. Eso sí, entre medias han pasado meses.

Pago que no cubre el gasto de reparación

Apuntábamos antes que es habitual emprender la reparación y pasarle la factura al seguro. Este trámite suele ser más fácil para las compañías y más rápido para las comunidades de propietarios. Sin embargo, se puede dar el caso de que la compañía decida que la factura es excesiva para la reparación requerida. Oh, oh.

También se puede dar el caso de que la compañía decida dar una indemnización menor que el valor de lo asegurado. Ojo con esto. Puede ser culpa de compañías rácanas o puede ser culpa del propio asegurado. Esto último se da cuando se ha contratado un infraseguro y te explicamos todo aquí.

El seguro no lo cubre

Puede que esta sea la opción que produce más impotencia de las tres. Porque llevas media vida pagando el seguro sin dar un parte y cuando pasa algo se lavan las manos. Al contratar el seguro, es importante revisar todas las cláusulas. Te explicamos aquí qué cubre el seguro de la comunidad. Obviamente, si pagabas por un seguro que no cubre casi nada, es tu problema. Puedes reclamar al seguro de la comunidad cuando hay matices en por qué el seguro no está cubierto.

Cómo reclamar al seguro de la comunidad

Para todos los casos, te informamos de que es posible elevar una reclamación al seguro de la comunidad. Desde hace unos años, las comunidades de propietarios son consideradas como consumidores, por lo que están mejor cubiertas ante los servicios deficientes. Reclamar al seguro va a ser como subir escalones. Lógicamente, lo mejor para todos, y más si tenemos problemas de rodilla, es quedarnos en el primero. Sin embargo, a veces compensa subir toda la escalera.

Reclamar ante la asegurado

Todas las aseguradoras disponen de un departamento de atención a las reclamaciones. Para consumidores modernos hay formularios online. Para los más analógicos, se suele facilitar una dirección de contacto. Es importantísimo que la reclamación vaya dirigida al departamento correspondiente dentro de la compañía. No metas al perito en cosas de atención al cliente. En este caso el medio es importante. Una vez que te hayas decidido por reclamar al seguro, todos tus pasos serán monitorizados. Por eso, burofax u hoja de reclamaciones siempre serán preferibles a llamada telefónica o correo postal.

Reclamar ante la Dirección General de Seguros

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) es como el Defensor del Cliente Bancario: nadie sabe que existen hasta que los necesitamos. En ocasiones, aunque los necesitemos, nunca llegamos a saber que existían.

Dicho esto. Una vez elevada la reclamación a la compañía, pueden pasar tres cosas: que nos den la razón, que nos manden a paseo o que nos ignoren. Si han denegado la petición o no han respirado en el plazo de un mes (por eso era tan importante la comunicación fehaciente), es posible elevar la queja ante este organismo.

Nuestra reclamación ante la DGSFP deberá incluir necesariamente:

  • Datos identificativos del reclamante. Nombre y apellidos o denominación, NIF y dirección.
  • Identificación de la compañía reclamada y, en su caso, dirección de la oficina o sucursal.
  • El motivo de la reclamación, con indicación de que no se está llevando la reclamación por otra vía. Es decir, si se optó por solicitar una hoja de reclamaciones, será arbitrada por Consumo, por lo que no procede la vía por la DGSFP. Salvo que tras presentar la reclamación en la compañía hubieran surgido nuevos pormenores, el contenido de la reclamación debe ceñirse a las alegaciones presentadas en atención al cliente.
  • Acreditar que haya pasado más de un mes desde la reclamación a la compañía (comunicación fehaciente).
  • Fecha y firma.

Reclamar al seguro de la comunidad por vía judicial

El último escalón en la reclamación al seguro de la comunidad es la vía judicial. Todo sea dicho, aquí hay que sopesar, no vaya a ser más caro el collar que el galgo. Si el seguro no acata la resolución de la DGSFP o si ésta no ha resulto a favor, todavía queda la vía judicial. Mecanismo habitual: Junta de propietarios, facultar al presidente a emprenderla, abogado, demanda y a esperar.

Como ves, es posible reclamar al seguro de la comunidad si no estamos de acuerdo con sus decisiones. Lo normal es que las cosas queden en el primer escalón, pero si no es así, queda esperanza. Si tienes dudas, consulta con nuestros profesionales.

ahorrar en la comunidad de vecinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de

Seguros y Siniestros

Quiero ser el primero en enterarme de todas las novedades