Mantenimiento de los Sistemas de Protección Contra Incendios

[Total:0    Promedio:0/5]
El post sobre los Sistemas de Protección Contra Incendios en Comunidades ya comentamos algunas de las novedades introducidas en el Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo. Hablamos de los puntos clave, de los equipos, de su vida útil, de las inspecciones y de las obligaciones de las empresas encargadas. En esta ocasión, vamos a incidir en el mantenimiento de los Sistemas de Protección Contra Incendios (SPCI). Porque es lo que nos atañe en el día a día.

Hablamos de operaciones de mantenimiento trimestrales, semestrales, anuales y quinquenales. Los cambios en el mantenimiento y la inspección son importantes porque es el único punto del nuevo reglamento que realmente afecta a los edificios ya construidos. Un consejo, vamos a hablar de todas, así que ve directamente a la que te interese, porque el tema es denso. Vamos a desglosarlas:

Operaciones de Mantenimiento de los Sistemas de Protección Contra Incendios

Sistemas de detección y alarma:

  • Cada tres meses: verificar si se han realizado cambios en los componentes, comprobar su funcionamiento, las indicaciones luminosas y los equipos de transmisión de alarma. Además, hay que pegar un repaso a los acumuladores. Respecto a las fuentes de alimentación, hay que revisar las baterías y ver cómo funcionan los equipos cuando hay un fallo de red, una avería o las baterías están bajas. Finalmente, hay que comprobar la alarma, ver cómo funcionan los avisadores luminosos y acústicos, vaya que se activen y nadie se entere.
  • Cada seis meses: revisar los pulsadores. Es decir, das, hay alarma. ¡todo ok!
  • Cada año: lo primerísimo es actualizar el software. Luego hay que comprobar qué ocurre en caso de necesidad: cierre de puertas, paro de ascensores, equipos de extracción de humos, etc. Verificar que el detector esté limpio y que tenga el suficiente espacio libre como para no agobiarse. Probarlos uno a uno, que en masa confunde. Por otra parte, hay que ver que todos los pulsadores funcionen.

Extintores de Incendios

  • Cada tres meses: revisar que los extintores estén en su sitio y no hayan recibido daños. Hay que verificar que son los adecuados en función del riesgo. Los de coche al coche y los del garaje al garaje. Además, su acceso no puede estar obstruido, deben ser visibles y estar señalizados. Las instrucciones deben estar en la parte delantera y ser legibles. Mejor si tienen dibujitos. El indicador de presión debe estar también en su sitio. Por su parte, partes metálicas, boquillas, precintos y tapones deben estar en buen estado. Finalmente, los extintores no han debido ser descargados ni total ni parcialmente. Este último punto es de vital importancia en institutos, centros educativos y comunidades de propietarios con residentes preadolescentes.
  • Cada año: seguir su mantenimiento anual tal y como se venía haciendo. Si el extintor es móvil, ver que se mueve bien.
  • Cada cinco años: el famoso timbrado.

Bocas de incendio

  • Cada tres meses: comprobar que nadie haya robado ni grafiteado las señales que indican dónde están.
  • Cada año: seguir su mantenimiento anual tal y como se venía haciendo.
  • Cada cinco años: seguir su mantenimiento anual tal y como se venía haciendo

Hidrantes

  • Cada tres meses: comprobar que tengan buena señalización y accesibilidad, especialmente para la población canina. Verificar la estanqueidad del conjunto. Además, hay que quitar las tapas de las salidas, engrasar las roscas y comprobar las juntas de los racores.
  • Cada seis meses: Engrasar la tuerca de accionamiento y rellenar la cámara de aceite. Abrir y cerrar el hidrante para verificar que el buen funcionamiento de la válvula y del sistema de drenaje.
  • Cada año: ¿los tapones son estancos?
  • Cada cinco años: cambiar las juntas de los racores.

Columnas secas

  • Cada seis meses: como siempre, ante todo, la señalización. Luego hay que comprobar la entrada de la calle y las tomas de piso. Todas las tapas y cierres deben estar bien. Por su parte, las llaves y conexiones siamesas deben estar cerradas y las válvulas de seccionamiento abiertas.
  • Cada cinco años: palabras textuales “prueba de la instalación en las condiciones de su recepción”.

Sistemas fijos de extinción

Aquí hablamos de rociadores, agua pulverizada y nebulizada, espuma, polvo, extintores gaseosos y aerosoles condensados.

  • Cada tres meses: comprobar el buen estado en general y que los dispositivos de descarga no tengan obstáculos. Lectura del manómetro, comprobación de los circuitos de señalización y pilotos. Habría como no que comprobar también la señalización de los mandos manuales de paro y disparo. Finalmente, se realiza una limpieza de todos los componentes.
  • Cada seis meses: verificar que tuberías, depósitos y latiguillos no se han visto perjudicados por la corrosión, el deterioro o las manos inadecuadas. Hay que mirar también que todas las válvulas de los sistemas que utilizan agua están abiertas del todo. En los sistemas eléctricos, verificar también su buena alimentación, no vaya a ser que pasen hambre…
  • Cada año: ver qué le pasa al sistema cuando se activan las señales manuales y automáticas. Comprobar que hay buen suministro de agua, espuma y polvo, según el caso. En el caso de la espuma, el espumógeno no debe estar rancio. En los sistemas de inundación, hay que evitar que la cosa se vaya de las manos, por lo que los recintos deben ser también estancos.
  • Cada cinco años: palabras textuales “prueba de la instalación en las condiciones de su recepción”. En los sistemas de espuma, comprobar la expansión y el drenaje. En el caso de rociadores automáticos, deben ser revisados cada diez y cada 25 años.

Sistemas para el control de humos y de calor

  • Cada año: comprobar que reaccionan a tiempo, según lo estipulado. Estos también deben estar bien alimentados.

Sistemas de señalización luminiscente

  • Cada año: básicamente, comprobar que se vean bien, que para eso están. También hay que ver que no se van a caer por una mala sujeción.

Te contamos más sobre la señalización en comunidades 

Certificado de mantenimiento periódico

Esto no sabemos si es bueno o malo. Lo cierto es que implica archivo. Las empresas que realizan el mantenimiento de los sistemas de protección contra incendios deben emitir un certificado. En el mismo, deben constar los equipos y sistemas que se inspeccionan. Hasta ahí la cosa va más o menos bien.

En faena: para realizar este certificado hay que confeccionar primero unas actas. Estas actas deben contener los datos identificativos de la finca, de su representante, de la empresa de mantenimiento y de la empresa de inspección. Certificación de que la empresa está habilitada para hacer ese mantenimiento concreto e identificación de las personas que trabajan en el mismo y su cualificación para desempeñar la tarea. Tipos de productos y sistemas objeto del mantenimiento. Eso es sólo para empezar.

Luego hablaríamos de que para producto o sistema habría que indicar su número de serie y el resultado de todas las operaciones de mantenimiento que se le han realizado.

La parte divertida es que tanto la empresa mantenedora como el titular de la instalación deberán conservar todos los documentos durante al menos cinco años. Por si fueran requeridos. Vamos, como en Hacienda.

Inspecciones de los sistemas contra incendios

Lo bueno de las inspecciones es que no son para todos. En comunidades de propietarios se limitaría a los garajes de más de 500m2. Cuidado con eso, que son unos 25 coches. En el caso de los edificios residenciales, sólo deben pasar las inspecciones si se entiende que hay alguna zona o local considerada de riesgo. Hablaríamos de determinados talleres, almacenes, cocinas, lavanderías, salas de calderas y zonas de trasteros de más de 500m2.

¿Cuándo deben realizarse las inspecciones?

Las inspecciones son decenales. Podríamos decir cada diez años, pero le hemos pillado el gusto a los periodos… Con las nuevas instalaciones la cosa está clara, construyes en 2018, inspeccionas en 2028. ¿Y las más antiguas?

Las instalaciones con más de 20 años de antigüedad debieron ser inspeccionadas hasta el 12/12/2018. Si no ha sido el caso, hazte el longui, dile a la empresa mantenedora que te haga una puesta a punto, cruza los dedos y manda la inspección cuanto antes.

Las que tienen una antigüedad mayor o igual a 15 años y menor de 20 tienen de plazo hasta el 12/12/2019.

Por su parte, las instalaciones con una antigüedad mayor o igual a 10 años y menor de 15 tendrán hasta el 12/12/2020.

Luego ya sí, cada diez años.

Cuando vaya el de los extintores por allí, paradle y preguntadle cómo va lo vuestro. Por supuesto, si tienes alguna duda adicional, cuenta siempre con el consejo y el trabajo de nuestros colaboradores.

ahorrar en la comunidad de vecinos

 

Deja un Comentario

prohibir alquiler turistico en comunidades de propietarios