Vecinos ruidosos: el alma de toda comunidad de propietarios

[Total:4    Promedio:4/5]

Los vecinos ruidosos son el lastre que acompaña a toda comunidad de vecinos. Una comunidad cuenta con un vecino ruidoso sólo por ser comunidad, forma parte de su ADN y está presente desde el momento de su constitución como comunidad de propietarios. Al igual que durante el duelo, la convivencia con un vecino molesto atraviesa una serie de fases. Si ya te ha tocado el tuyo, las conocerás:

  1. Sorpresa: -¡¿Pero qué ஆ es esto?!
  2. Ingenuidad o negación: -Bueno, esto será sólo hoy…
  3. Incredulidad o depresión: -¿Es en serio? ¿Esto va a ser así todos los días? ¿De verdad?
  4. Enfado o Ira: -¡Esto es increíble! ¡Venga hombre! ¡¿Pero quién se ha creído que es?!
  5. Aceptación y …¡Venganza!: -Esto es la guerra

La furia incontrolable que surge tras varias horas, semanas y meses sufriendo ruidos molestos en la comunidad se retroalimenta pensando en las normas de convivencia, porque vienen detalladas bien claro en los estatutos. En teoría cada comunidad de propietarios tiene unas, pero en todas ellas se repiten algunas que son universales y básicas para garantizar un día a día en paz y armonía:

  • No hacer ruidos a deshora.
  • Cuidar las zonas comunes.
  • Pagar los gastos comunes de la comunidad.

Como supondrás, la primera de ellas suele ser de las más molestas y desquiciantes, sobre todo si el edificio no está bien aislado, y son fuente de inspiración para innumerables conversaciones de ascensor. Primer premio, por otra parte, muy reñido con las usurpaciones y traspasos de los límites en las plazas de garaje. Pero en el caso de los vecinos ruidosos hay una clara diferencia: atentan contra el descanso y ponen a prueba el equilibrio mental de los sufrientes.

El tipo de sonido que te puede llegar de tu vecino ruidoso varía en función de la naturaleza de su descuido. Y la actitud que tú tomas al respecto, también.

Tipos de vecinos ruidosos

El que toca el piano (o la flauta):

Los instrumentos tienen una gran particularidad: su timbre atraviesa fronteras. Lo bueno de este tipo de vecino ruidoso es que, normalmente, sus melodías suelen compartirse a horarios aceptados como vecinalmente aceptables. Lo malo es que si finalmente disfrutas de elaboradas melodías de violín desde el otro lado del muro, significa que te has tirado años escuchando que “algo le están haciendo al gato”. No hay éxito sin práctica.

El que canta bien:

Elvis cantando bajo la duchaNo todos los vecinos estarían de acuerdo con esta afirmación, pero está claro que él sí. Además, alcanza tonos nunca oídos, dignos del Carnegie Hall. Lo cierto es que este tipo de vecino ruidoso tiene mucho más mérito del que a priori se le concede, ya que es capaz de dar rienda suelta a sus cuerdas vocales en la ducha, en la cocina, en los garajes, en la piscina, antes de irse a la cama… ¡Todo un prodigio!

La abuelita

La situación es parecida a la anterior, salvo que lo que comparte con nosotros es el ruido de su televisor.

El vecino Bricomanía:

Sí, ya hablamos de él en nuestro artículo sobre fauna vecinal, pero es que el individuo lo merece. Sus horarios de actuación suelen localizarse después de la comida y los fines de semana a primera hora de la mañana. Con lo cual, disfrutas de dulces despertares a ritmo de taladro o golpe de martillo. Lo malo es que su casa parece El Escorial y sabes que nunca le faltará una chapuza por empezar ni un sábado por faenar.

El loco de la limpieza:

Sigue la misma lógica que el vecino Bricomanía, pero en versión aspirador. A veces, incluso es el mismo que alterna las tareas.

La que no se quita los tacones:

tacones¡Ni para dormir! Poco que añadir. Suele tener un hijo que tiene una canica.

El piso de estudiantes

Una cosa está clara: sus horarios no son los mismos que los del resto de vecinos de la comunidad de propietarios, sobre todo si tienen turno de tarde en la universidad. Además, con el tiempo se comprueba que también tienen más vacaciones y más vida social. Sus proezas sobrepasan los límites de la vivienda y te puedes encontrar los efectos laterales de sus reuniones por las escaleras, los ascensores e, incluso, los trasteros.

El que amplia familia

Sólo os dejamos una pista. Ni son palmas ni están saltando en la cama. Todo lo demás lo dejamos a vuestra imaginación. En su versión 2.0 llegan con un nuevo miembro que todavía vela por sus intereses primarios y no tiene ningún tipo de horario para reclamar la atención de sus padres.

¿Cómo enfrentar a los vecinos ruidosos?

Como hemos señalado, la actitud que prima ante los ruidos vecinales varía según la naturaleza de los mismos. Pero en demasiadas ocasiones, el buen vecino que respeta (o intenta respetar) todas las normas básicas de convivencia en una comunidad de vecinos llega a la fase de aceptación y siente una llama que nace de la punta del pie y va ascendiendo hasta prender el último pelo de su cabeza (menos mal que instalaron extintores en la comunidad de propietarios) y, finalmente, se reencarna en el emperador del mal.

No merece la pena dar rienda suelta al emperador del mal ni maquinar elaboradas venganzas contra vecinos ruidosos. Además, ¿qué sentido tiene empezar una guerra que no se sabe si se va a poder ganar?

El primer paso en la lucha contra los vecinos ruidosos debe ser tragar saliva, respirar hondo y buscar la conciliación por la vía del diálogo. Si no funciona, llevar el problema ante el Presidente de la comunidad de vecinos y elevarlo a la Junta de Propietarios. Si el problema persiste, llamar a la policía en el momento en que hagan ruidos, siempre que éstos se produzcan a horas intempestivas y que no estén justificados.

Si todo falla, tendrás permiso moral para dar rienda suelta a tus venganzas contra los vecinos ruidosos. ¿Te has visto alguna vez en esta situación?

Si es el caso, cuéntanos tu dulce vendetta en un comentario en el blog, en nuestra página de Facebook o en Twitter mencionando a @micomuniweb.

ahorrar en la comunidad de vecinos

Showing 4 comments
  • wana

    Han descrito la vida de un condominio al pie de la letra…

    • Micomuniweb

      Gracias por tu comentario,

      Nos alegra que te haya gustado. ¿Añadirías alguno más?

  • Esperanza Fernández Sanz

    Buenos días: pero para llamar a la policía es necesario que estén haciendo un ruido que supere X decibelios? A ver… que estar por la noche al fresco hablando y riendo y jugando a la pelota no tiene por qué superarlos pero molesta…

    • Micomuniweb

      Buenos días, Esperanza!
      Antes de nada, te recomendamos este post: http://micomuniweb.com/ruido-maximo-permitido-en-comunidades-el-tope-del-colmo/
      Ahora sí:
      ¿Cómo sabrías si el ruido que te está molestando supera los decibelios permitidos? Puedes llamar a la policía siempre que haya un ruido que te esté molestando. Son ellos quienes tomarán medida de los decibelios y determinaran si el ruido es legal.
      Sin embargo, nuestra opinión es que, por ruidos puntuales, debemos ser más transigentes para facilitar una buena convivencia. Otra cosa distinta es que sean molestias recurrentes. Si te molestan las charlas y los juegos por la noche y son algo de todos los días, lo mejor que puedes hacer es hablarlo con los responsables. Decirles que te molesta y explicarles por qué. Si no responden bien a tu solicitud, ahora sí, llama a la policía cuando te estén molestando.
      Esperamos haberte ayudado,
      Un saludo!

Deja un Comentario

normativa de extintores en comunidades. extintor en comunidad de propietariosvecino moroso