La paradoja de los presupuestos de empresas de jardinería

[Total:3    Promedio:4.3/5]
Una comunidad con flamantes zonas comunes es todo un reclamo al comprador de una nueva vivienda. Además, es un rayo de esperanza para los vecinos que llevan enclaustrados en sus viviendas los meses de duro invierno. Es el paraíso de los niños de la comunidad. Lo es todo. Y entre todas las cosas que es, destaca su rol de quebradero de cabeza a los bolsillos de los propietarios. Y es que pasa algo curioso con los presupuestos de empresas de jardinería. Cuanto más quieres ahorrar, peor lo haces.

Aquí te contamos los cuidados que debes dar a tu jardín en primavera para que esté perfecto en verano.

Y no estamos hablando del precio del mantenimiento del jardín. Porque unas empresas de jardinería te harán un presupuesto; otras, otro. Las tarifas de jardinería dependerán mucho de la zona dónde vivas, de la demanda de trabajo que tengan, de los servicios que quieras contratar… Pero siempre tendrás la opción de aprobarlo o rechazarlo.

No, no. No tiene nada que ver con el precio del presupuesto. Estamos hablando del empeño que pongáis como comunidad para ahorrar en el mantenimiento del jardín.

¿Quieres ahorrarte cuidados? Te contamos muchas cosas sobre las virtudes del césped artificial.

Para mostrarte la paradoja, vamos a mostrarte un par de ejemplos. Seguro que se te habrá pasado alguna vez por la cabeza ponerlos en práctica. O no. O igual tú los has puesto en marcha y te ha funcionado. Todo es cuestión de recapacitar, poner a los enanitos de la cabeza a trabajar, darle trabajo al coco y ponerlos en práctica.

Contratar un jardinero para primavera y verano

Vamos a plantearlo de otra manera: contratar un jardinero SÓLO para los meses de primavera y verano. Tiene mucha lógica, ¿a qué sí? Es cierto que si hay árboles en la comunidad en otoño se puede complicar un poco la cosa. Pero a medida que sube el frío, bajan las ganas de disfrutar del jardín. Así, puedes esperar hasta verano para que esto sea una preocupación.

Así que la teoría es redonda: el jardín es trabajado en primavera, para verano está perfecto y los meses fríos lo dejas a su libre albedrío. Se debería reducir la cuota a la mitad, ¿verdad? Pues no.

Icono de jardinería

Este plan sólo tiene dos lagunillas:

1 – Puede que el jardín termine hecho una pena.

Cuando vayas a pedir presupuesto para que te arreglen el jardín en primavera, su estado no pasará desapercibido. Puede que tengas suerte y que no sea así. O puede que los ojos profesionales del jardinero vean perfectamente todo el trabajo que hay que hacer: que si replantar aquí, que si podar allá, que si limpiar acullá.

Por si eso no fuera poco, le vas a decir que le contratarás para un par de meses. Así que lo más seguro es que el jardinero piense que se va a pegar una paliza por poco. Y te pida más. Que te pida lo que cuesta su trabajo, vamos. Y eso está enlazado con la siguiente lagunilla.

2 – Puede que el presupuesto de jardinería para 6 meses sea poco más barato que el anual

Los meses de primavera verano son los meses de la temporada alta. Son los meses del palizote. Los meses donde se concentra casi todo el trabajo. Donde encontramos el trabajo intensivo.

Como los meses de frío ni Peter quiere salir a la calle y la mayoría de plantas entran en letargo, parece que quedan menos cosas que hacer en el jardín. Y la realidad es esa. Hay menos cosas que hacer. Son los meses de mantenimiento, de cuidar que todo llegue bien a la nueva temporada. El trabajo extensivo.

Pero cuando vas a contratar una empresa de jardinería para la comunidad de propietarios te dirán son X€ al año o son X/12€ al mes. Ellos saben el trabajo que hay por hacer y saben que en primavera se va a poner las pilas a saco. Y que en invierno irán más relajados. Lo sumarán todo, harán un promedio y te dejarán una cuota estable.

¿Qué pasa si sólo pides presupuesto para los meses de primavera/verano? Pues se conjugarán las dos situaciones. Mirarán el estado del jardín tras 6 meses de aventura descontrolada. Suspirarán y harán BUUF. Calcularán el trabajo que tienen que hacer durante esos meses. Calcularán su hora de trabajo y harán “Toma!”. No es un sablazo. Es una concentración de resultados.

Y ojo que la cosa se complica si la empresa de mantenimiento te hace el 2×1 jardín + piscina.

Los vecinos se ocupan del mantenimiento del jardín

Ya os contamos en nuestro post sobre limpieza que en muchas ocasiones la mejor opción es que los vecinos se ocupen del mantenimiento. Esta solución es muy socorrida sobre todo en las comunidades más pequeñas. Sin embargo, cuando se ocupan los vecinos, las cosas pueden ir muy bien o muy mal.

mantenimiento-de-jardines-en-comunidades-de-vecinos

Cuando trabajas con una empresa de mantenimiento es la comunidad contra la empresa. Queda todo como muy institucionalizado. El trabajo mismo está muy estandarizado: es sota caballo y rey. Y si tienes quejas el presidente se lo dice al administrador, que llama a la empresa y se acabó. Todo es como más frío.

Lo bonito de que se ocupen los vecinos es que trabajas con personas. Y el ser humano es imprevisible. Y te puede pasar de todo. Bueno, aquí podremos como excepción las empresas de telefonía. Ellas también son imprevisibles y te puede pasar de todo.

Pero volvemos al tema. Como estamos tratando con personas la cosa puede salir genial o irse de las manos. Nosotros te ponemos cuatro ejemplos. Por analogía o por simetría puedes estar atento para que esto nunca llegue a pasar en tu comunidad de propietarios.

1 – El vecino que se escaquea

Como nadie tenía un interés especial en ocuparse de las tareas, lo habéis dejado en turno rotativo. Cada semana le toca a una vivienda cuidar del jardín. Lo normal es que las primeras semanas vaya todo genial. Luego de repente uno tenía el cumpleaños de su suegra y en lugar de aplazarlo, como eran cuatro hojas, ya lo hace el siguiente. Y otro tenía poco tiempo y amontonó los rastrojos y poco más. Y otra sólo quiere regar y regar y el resto es innecesario. Otro sólo está de alquiler. Vamos, que puede pasar de todo. Y lo mejor es que terminarán haciendo el trabajo tres, y ni siquiera sabrán lo que está hecho y lo que queda por hacer. Por cierto, que recomendamos que hagáis una tabla de tareas-vecino-fecha-firma. Os ahorrará problemas.

2 – El que paga menos cuota de lo que trabaja

Este vecino es muy apañado. Desde la primera vez que se decidió prescindir de una empresa de mantenimiento de jardines se ofreció voluntario para hacer él el trabajo. El caso es que la cosa se descontroló en algún momento.

De repente, el vecino jardinero dejó de pagar la cuota de la comunidad porque se cobraba así su trabajo en el jardín. Pero trabajaba en el jardín una hora a la semana y éste nunca terminaba de estar del todo bien.

¡Ojo! Si decidís contratar una empresa de jardinería y prescindir de los servicios del vecino porque no os salen las cuentas, contaréis con un nuevo troll en la comunidad.

3 – El que no sabe lo que hace pero lo hace de todos modos

Básicamente: ¿que hay que podar un chopo? ¡No hay problema! ¿Cuáles son los chopos? En realidad, aquí sólo te ves afectado si tienes simpatía por la flora. Bueno, y si hay que empezar a reponer plantas. Entonces sube un poco el gasto en jardinería.

4 – El que lo hace gratis pero tiene muchos extras

Gratis o casi gratis. Algo así como un precio simbólico. Entonces toca podar los chopos. Son 80€ el chopo, porque es un extra. Y como las herramientas del año pasado no están muy allá, que se cobre también una visita al Leroy Merlin. Ya os podéis hacer una idea de por dónde van los tiros.

En fin, que tampoco es cuestión de irse por las ramas (chapita por el chiste). Que las cosas pueden ir muy bien. Nuestro propósito es advertirte para que estés atento. Es fácil dejarse deslumbrar por la idea de bajar el precio del mantenimiento del jardín. Pero tú eres más listo que eso. No se trata de renunciar a tus pretensiones. Se trata de pensar un poco antes de dejarse llevar sin rumbo.

Siempre, siempre, que se traten los presupuestos de empresas de jardinería (y de todas las demás, en realidad) hay que valorar todas las opciones posibles. Pero hacerlo bien. En plan jugada de ajedrez. Pensando en consecuencias, para bien y para mal.

Esperamos haberte ayudado con este mega post. Lo cierto es que ha sido entretenido escribirlo, así que esperamos que también lo sea leerlo. Cuenta con nosotros si tienes alguna duda, te mostramos gratis cómo puedes ahorrar en los gastos de tu comunidad. Y, por supuesto, buscamos presupuestos para cualquier cosa que pase por allí.

ahorrar en la comunidad de vecinos

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies
dividir por completo una comunidad de propietariospresidente hiperactivo comunidad de propietarios