Los límites en las plazas de garaje: ¿fantasía o realidad?

[Total:18    Promedio:3.2/5]

Hay una situación muy trágica en la que nos vemos envueltos muchos de los mortales: Te levantas medio dormido (Además, esa noche no has dormido bien porque las psicofonías de las paredes te han dado la noche). Sales de casa para ir a trabajar igual de somnoliento. Y cuando llegas al garaje, el espacio vital de tu amado coche ha sido invadido por el vehículo de tu vecino. Entonces te planteas: ¿lo de los límites en las plazas de garaje es de verdad o es sólo para que el suelo quede más chulo? Así, de rayitas, para que siga la moda marinera que este año se lleva tanto.

Y ya por fin de despiertas, pero de muy mal humor. Porque encima tienes que maniobrar por su culpa para no rozar nada. No vaya a ser que, además de traspasar la línea blanca, llegue y te ponga un papelito en el parabrisas mentando a todos tus ancestros.

También se puede dar el caso de que, en lugar de un coche, tu vecino hubiera decidido comprarse un tanque. Contar con coches de gran tamaño complica más la redistribución del espacio en el garaje. Más complicado que poner orden en el trastero. O haya decidido pasarse al pack 2×1 y que aparque coche y moto en la misma plaza, de forma que uno de los dos colonice las zonas francas.

El respeto a los límites de las plazas de garaje es, contra todo pronóstico, uno de los problemas más comunes de una comunidad de vecinos y de propietarios. ¿Pero se puede hacer algo al respecto? ¿Cómo lidiar con estos acaparadores de espacio? En Micomuniweb vamos a tratar de resolverlo. Veamos.

¿La plaza está delimitada?

He aquí el quid de la cuestión. En un garaje comunitario esto lo cambia todo. Si la plaza está perfectamente delimitada (son las rayitas), su titular tiene su uso exclusivo. Y ¡ojo! Que debe usarse sin que limite el derecho que corresponda al resto de vehículos. Vamos, que es como jugar a la rayuela: si pisas fuera no vale. Las ruedas tampoco pueden sobrepasar esa frontera.

¿Y qué pasa con los aparcan coche y moto, por ejemplo?

Nuestra asesoría jurídica nos indica que “los vehículos que se pueden aparcar en una plaza de garaje vienen delimitados por la correspondiente licencia municipal de actividad de garaje. En el caso que dicha licencia no haga mención expresa a número de vehículos, y tan sólo hable de plazas de garaje, en principio, se podría estacionar más de un vehículo, siempre y cuando no esté prohibido por los estatutos o Régimen Interno de la Comunidad de Propietarios”.

Para que lo entendamos. Aparcar más de un vehículo depende primero de la licencia que tengamos del Ayuntamiento de turno. Si ésta no dice nada, dependerá de lo que digan los estatutos de la comunidad de vecinos. ¿Qué tampoco dicen nada? Pues ancha es castilla, pero estrechos los límites de la plaza de garaje. Cumple la regla de todo dentro de la rayita y no habrá ningún problema.

Palabritas con el vecino por invadir los límites en las plazas de garaje

Decíamos al principio que te has levantado dormido y te has despertado de mal humor al ver cómo el coche del vecino invadía tu espacio. ¡Tranquilo!. Ni eres el único en sufrirlo ni tampoco serás el último. Es un problema más recurrente que el de las plagas en una comunidad de vecinos. De hecho, suele ser una pelea habitual en toda comunidad de propietarios. Por ejemplo, un vecino contaba en un foro de Internet que el coche de su vecino sobresalía la friolera de medio metro de su plaza de garaje. Es decir, 50cm por fuera de la línea del poder sagrado. Gracias a esa invasión, el vecino contaba jovialmente cómo tenía que iniciar la maniobra de aparcamiento en su plaza de garaje cruzando el coche en la misma e irlo cuadrando, para no molestar al vecino del otro lado. Pero, ¿se puede hacer algo?

¿Y qué se puede hacer con esta clase de vecinos molestos?

Esto en principio no se trata de desatar un Apocalipsis. En primer lugar, hablar con el presidente de tu comunidad de vecinos o con el administrador para que alguno de ellos medie. O ambos. Y si esto no fuera efectivo y el propietario siguiera molestando, se podría presentar una demanda en nombre de la comunidad de propietarios, según señalan nuestros abogados.

La pregunta es ¿debemos llegar a eso? No seamos fauna vecinal, que propietarios somos todos. Vive y deja vivir y, sobre todo, recuerda la regla mágica de la rayita y todos estarán contentos.

BANNER-B

Fotografía vía Pinterest

Deja un Comentario

ascensorconstituir una comunidad de propietarios