Certificado energético para comunidades de propietarios

[Total:2    Promedio:5/5]
Normalmente cuando uno busca una casa se fija en criterios estándar: precio, zona, comercios o establecimientos cercanos, si el barrio está bien comunicado… Sin embargo, desde hace unos años, la ecología se ha colado entre esas variables. Y también ha entrado en juego el certificado energético para comunidades de propietarios.

Contar con una casa eficiente era algo impensable hace décadas. Aunque, siendo sinceros, tampoco nos preocupábamos antes tanto de si nuestro coche gastaba más de 10 litros a los 100. Nos fijábamos en su carrocería, sus prestaciones y el medio ambiente se dejaba a un lado. Hasta ahora.

¿Es obligatorio el certificado de eficiencia energética?

Estamos más concienciados, pero en el caso de la vivienda, además, algunos estamos obligados desde junio de 2013 a contar con un certificado de eficiencia energética. Ver Real Decreto 235/2013. Los propietarios que hayan intentado vender o alquilar su inmueble conocerán bien este destalle. Aunque lejos de ser una imposición, que lo es, este certificado puede sernos también de gran ayuda.

Los propietarios de construcciones de viviendas, locales o edificios que quieran alquilarlas o venderlas deben solicitar este certificado a alguno de los profesionales habilitados para ello. La calificación energética debe incluirse en toda oferta, promoción o publicidad dirigida a la venta o arrendamiento. En el primer caso, el vendedor debe entregar al comprador un original de ese certificado mientras que si se trata de un alquiler, hay que adjuntar una fotocopia de esa catalogación al contrato.

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

Para los que no estén tan familiarizados, ¿qué es un certificado de eficiencia energética? Pues es un documento que refleja el gasto energético de la construcción. Es decir, los consumos de agua, electricidad o gas, por ejemplo. Y que nos permite hacernos una idea de cómo es esa vivienda y tener más información sobre ella.

Ese informe lo ha de emitir un arquitecto o ingeniero, que es quien califica ese gasto energético de la A (más eficiencia) a la G (menos eficiente). Exacto. Precisamente igual que el que viene en las etiquetas de los electrodomésticos. Y lo hace en función de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera –clasificadas de la A a la G- y del consumo de energía, que también va de la A a la G. Su validación dura 10 años. Y cuando hablamos de que es obligatorio es por algo: las sanciones por incumplimiento van de los 300 a los 6.000 euros.

[bctt tweet=”Sanciones de 300 a 6.000€ por no contar con el certificado energético” username=”micomuniweb”]

Cómo realizar el certificado energético

El proceso habitual para realizar un certificado energético comienza por concertar una cita con el técnico certificador para que visite el inmueble. Una vez ahí, realizará un croquis y tomará medidas de las estancias, revisará los materiales de la fachada y cerramientos o inspeccionará las instalaciones de calefacción y climatización. Tras lo cual, calculará la calificación energética.

Aunque esto, por sí solo, no es suficiente. Ese certificado hay que registrarlo después en la comunidad autónoma donde esté la construcción. Tramitar el certificado de eficiencia energética cuesta entre 35 y 200 euros, dependiendo de la oferta. Y el registro suele ser gratuito, salvo en algunas comunidades. En esos casos, el pago oscila entre los 3 y 22 euros.

Y si se obtiene una mala calificación tampoco hay que alarmarse. No se exige una nota mínima. Conseguir una A (lo máximo de eficiencia) es factible. Pero ya os adelantamos que poco probable. Esto se debe, principalmente, a la construcción típica española durante años. Así que mal de muchos… Para que todos nos quedemos tranquilos, cuenta con que nota más habitual es una E.

¿Para qué sirve el certificado energético?

¿Y todo esto para qué sirve si yo no gasto tanto? Nos sirve, decíamos antes, para conocer el gasto energético de nuestra vivienda y saber dónde nos estamos metiendo si pensamos comprar o alquilar. Y también como una forma de ahorro. Esta certificación viene impuesta por la Unión Europea para reducir las emisiones de CO2. Y lejos de lo que cabría pensar, también puede repercutir en nuestro bolsillo a final de mes: a mayor eficiencia, menos gasto en la factura.

Recomendaciones de ahorro energético

Aislamiento térmico

Placas solares

Coche eléctrico y comunidades

Cambiar la iluminación al LED

Contadores individuales

Energía aerotérmica

Certificado energético para comunidades de propietarios

La normativa no obliga a las comunidades de vecinos a la realización de un certificado conjunto. Aunque esto sí sería interesante desde el punto de vista económico. Como hemos dicho, además de ser obligatorio en casos de compra o alquiler, el certificado energético es una potente herramienta de ahorro. Lo vamos a ver ahora.

[bctt tweet=”Certificado energético: las comunidades no están obligadas, pero ahorrarían mucho” username=”micomuniweb”]

Hacer un certificado conjunto para la comunidad de propietarios en lugar de individual tiene un ahorro estimado de entre 8 y 10 veces el coste de la misma por vecino.

La magia del asunto es que el técnico que vaya a hacer esta certificación nos tiene que entregar también una propuesta de mejora de las condiciones de esa vivienda. Eso sí, es una sugerencia. De esta manera, y si contamos con las ganas y con el dinero ahorrado necesario, podemos hacer una inversión en el presente que nos haga gastar bien poquito en el futuro. A veces esas sugerencias pueden suponer la obra de El Escorial. Otras, bastaría con cambiar unas ventanas y cuatro bombillas. ¿Es para mirarlo, no?

Sea porque estamos más concienciados o por ahorrarnos unos euros en la factura final, lo cierto es que las buenas prácticas y el respeto con el medio ambiente es ya una realidad en las comunidades de vecinos desde hace tiempo.

Miramos el depósito de nuestro coche con la misma familiaridad que el consumo de nuestra vivienda. Y esto no lo decimos nosotros; lo dice el CIS. Según una encuesta de noviembre del año pasado, la ecología y el medio ambiente era lo tercero que mayor interés suscitaba entre la ciudadanía después de los avances médicos y los temas económicos y laborales. Y por delante de los avances científicos y la cultura. Es decir, que tampoco nos supone demasiado esfuerzo cumplir con la normativa.

Y tú, ¿te animarías a obtener el certificado energético para comunidades de propietarios?

ahorrar en la comunidad de vecinos

Deja un Comentario

subcomunidades dividir la comunidad de propietariosInstalación de aire acondicionado en la comunidad de propietarios